La paciencia y la perseverancia fueron los aliados de Thomas Edison en su empeño por descubrir la bombilla. El científico probó cientos y cientos de materiales para elaborar el filamento interno de la bombilla. Cada vez que probaba un nuevo filamento, éste se quemaba tras arder un par de horas. Sin embargo, el 21 de octubre de 1879 Edison realizó la primera demostración pública de la bombilla incandescente ante tres mil personas en el Menlo Park (California). La primera bombilla lució durante 48 horas ininterrumpidamente.

 

La bombilla, mucho más que un invento

Ese día, el 21 de octubre de 1979, uno de los periodistas que asistió al evento, le formuló la siguiente pregunta: “¿Nunca pensó tirar la toalla después de tantos fracasos?”. Tomas Edison respondió a la cuestión dando una lección de vida a todos los asistentes. “¿Fracasos? No sé de qué hablas. En cada intento aprendí el motivo por el cual una bombilla no funciona”.

La lección que Edison enseñó aquel día es la que queremos compartir con todos los seguidores de ‘Saborea tu momento’. Cada situación, hasta la más desesperante, puede tener la lectura o el significado que cada uno de nosotros decidamos darle. Todo es cuestión de percepción.

Lo que para unas personas puede suponer un motivo de abandono, una decepción o un fracaso, otras lo convierten en un paso más hacía su objetivo. Aunque Edison no obtenía los resultados esperados, él celebraba cada paso porque consideraba estar más cerca de la meta. Supo ver el lado positivo de cada situación y ‘saborear’ cada momento.

Para Aldonza Gourmet, la bombilla es mucho más que el invento que nos permite estar iluminados cuando no hay luz solar. La historia de los mil intentos nos muestra la importancia de relativizar las situaciones; de convertir en oportunidad lo que otros consideran fracaso. ¡Tú decides el sentido que eliges dar a cada situación!

 

Los mil intentos de Edison para descubrir la bombilla

 

“¿Fracasos? No sé de qué hablas. En cada intento aprendí el motivo por el cual una bombilla no funciona”

 

El equipo de Aldonza Gourmet considera que Edison, su bombilla y su ejemplar lección de vida, merecen un brindis. En nuestro brindis de los lunes (#BrindemosTambiénLosLunes), esta semana brindamos por Edison con una copita de vino.

 

La bombilla de Edison explicada por Aldonza Gourmet

 

Si te ha parecido interesante, comparte la historia.

Deja un comentario