Cada día existe más conciencia de cómo nuestras emociones están ligadas a lo que comemos y viceversa. Cuando estamos decaídos, una onza de chocolate puro nos revitaliza, una infusión nos relaja o una tostada de aceite de oliva virgen extra calma las molestias del estómago y nos hace sentirnos mejor. Estos son sólo algunos ejemplos comunes de la relación directa que existe entre la alimentación y nuestro estado de ánimo.

 

Además, diversos estudios científicos han demostrado que el intestino actúa como un segundo cerebro y que, prestándole la atención que se merece, puede cambiar de pies a cabeza nuestro estado de ánimo. Si analizamos nuestro tubo digestivo en profundidad descubrimos que justo debajo, por donde circulan los alimentos que ingerimos, tenemos dos redes neuronales que conforman el conocido sistema nervioso entérico o segundo cerebro, explica Xevi Verdaguer, psiconeuroinmunólogo y autor de Transforma tu Salud (Ed. Grijalbo). Esto explica por qué la alimentación puede modificar la fabricación intestinal de neurotransmisores como la serotonina o la dopamina y afectar al estado de ánimo y a nuestra conducta.

 

 

Alimentos y emociones

Los alimentos afectan a nuestro estado de ánimo pero no lo hacen de la misma manera. La composición de un alimento está directamente relacionada con el efecto que provoca en nuestras emociones. Por ejemplo, algunos alimentos contienen aminoácidos y otras sustancias químicas, como por ejemplo el triptófano, que es un precursor de la serotonina (neurotransmisor asociado a la felicidad), que en niveles bajos tiene relación con la depresión y la obsesión. Para acerte la vida más sencilla, Aldonza Gourmet te recomienda una lista de alimentos que debes incluir en tu cesta de la compra para mejorar tu bienestar. Recogemos algunos consejos interesantes que nos revelan en la web, The Daily Prosper.

1. El pescado azul, como el salmón y el atún, aporta vitamina D y juega un papel fundamental en los desordenes afectivo estacionales, disminuyendo la típica tristeza y los “bajones” otoño-invernales.

2. El chocolate negro es una excelente fuente del triptófano que mencionábamos al principio de este artículo. Tiene un efecto potenciador de la felicidad y del estado de ánimo positivo. Además, el chocolate amargo también es rico en feniletilamina, un compuesto llamado “droga del amor” porque crea una sensación similar a la de estar enamorado.

3. El kéfir y yogur son ricos en probióticos y alivian síntomas de depresión como la ansiedad y los cambios de humor.

4. Los arándanos, con gran aporte en antioxidantes, se recomiendan junto con otros frutos del bosque como el brócoli, la col y la remolacha para reducir inflamaciones, molestia que impide gozar de un estado de ánimo positivo. Varios estudios han demostrado que los frutos del bosque mejoran los síntomas de disforia, depresión y atenuación del estrés.

 

 

5. Las nueces, muy ricas en ácidos grasos Omega 3, tienen un efecto calmante, ayudan a la concentración y proporcionan un poder estabilizador del estado de ánimo. Además de las nueces, encontrarás cantidades interesantes de omegas en los pescados azules, las semillas de lino y el aceite de oliva virgen extra

6. Las hortalizas, concretamente la cebolla, el puerro, el ajo, la zanahoria, las judías, la alcachofa y la remolacha, son delicias de la huerta ricas en fibra soluble y almidón resistente, propiedades que les otorgan características prebióticas. Diversos estudios han demostrado las propiedades ansiolíticas de los prebióticos.

7. Las espinacas y en general las verduras de hoja verde son muy ricas en folatos, una vitamina del grupo B asociada a la disminución del riesgo de depresión.

 

 

8. La piña es una fruta exótica muy versátil, que puede añadirse a ensaladas y pizzas. Al parecer favorece la producción de serotonina, lo que ayuda a mejorar el estado de ánimo, tranquilizar y aportar más vitalidad. También parece que ayuda a conciliar el sueño.

9. La avena es un cereal rico en proteínas que contiene muchos antioxidantes y vitaminas y, gracias a esto, tiene muchos beneficios para la salud tanto física como emocional. Respecto a este último, aporta vitalidad, es decir, que combate el cansancio y los nivele bajos de energía.

 

Tan importante es llenar tu cesta de potenciadores naturales de la felicidad como evitar los ingredientes que perjudican la energía emocional. Por eso, debemos evitar los alimentos que impiden la correcta fabricación de serotonina, los que producen inflamaciones o carencias nutricionales de vitaminas o minerales (B2, B6, B9, B12, Mg, Zn, Fe) como el alcohol, azúcares refinados, edulcorantes y procesados.

Estado de ánimo Vino, aceite, azafrán y cava Aldonza

 

Siéntete bien con una alimentación saludable

Nuestro bienestar es la base para poder disfrutar de lo que nos rodea, por eso la salud es lo más importante para Aldonza Gourmet. En nuestra línea de productos, vino, aceite de oliva virgen extra, azafrán y cava, además exhaustivos controles de la calidad, estamos especialmente concienciados en la elaboración de productos saludables, que aporten beneficios a la salud. Haciendo un consumo responsable, nuestros productos te ayudan a sentirte mejor.

 

También mejora la salud, disfrutar de buenos momentos y compartirlos con las personas que te importan. Una copa de vino, rodeado de amigos o familia, mejora el estado de ánimo. Te invitamos a tomarla en nuestras nuevas instalaciones. Descubre nuestra visita enológica en el corazón de la tierra del Quijote.

Deja un comentario